"La Escuela de Karate Colindres no va a publicar ningún comentario que sea "Anonimo", todo aquel que quiera comentar algo deberá identificarse"

mens

"La libertad significa responsabilidad. Es por eso que la mayoría de los hombres la ignoran". G. Bernard Shaw

mouse

bienvenida

"BIENVENIDOS AL BLOG DE LA ESCUELA DE KARATE COLINDRES".
"Vengo hacia ti con las manos vacias. No tengo armas, pero, si soy obligado a defenderme, a defender mis principios ó mi honor, si es cuestion de vida ó muerte, de derecho ó injusticia, entonces aqui estan mis armas, las manos vacias"

martes, 23 de junio de 2009

¿SAMURAI EN EL SIGLO XXI ?


Muchas veces, algunos alumnos me preguntan, pero se pude ser hoy un Samurai?
Difícil respuesta, sobre todo si se la damos a un profano, si por el término Samurai se refiere a aquel fiero guerrero medieval y lo tomamos al pie de la letra, seguro que no, estaríamos simplemente ante un anacronismo sin ningún sentido aparente, pero si nos referimos al Samurai como el gran guerrero de honor, seguro que si que nos puede ser de ejemplo y si se puede ser un Samurai en nuestros tiempos.
Leer más[+/-]

    El Samurai era ante todo un hombre que se movía por unos ideales, a veces no bien entendidos y seguro que otras equivocados, pero lo que no cave ninguna duda es que era consecuente con lo que creía y no le importaba darlo todo hasta el final con tal de conseguir aquello que creía que era lo correcto, en un paralelismo hacia el budoka, deberíamos de actuar de la misma manera, sin la pereza de acudir a la práctica, de entregarnos a ella como si cada repetición fuera la última, saboreando cada movimiento sabiendo que estamos haciendo lo que creemos que es lo correcto.
    Hoy cada día somos más indisciplinados, nuestra sociedad va en contra de los ideales como justicia, paciencia, perseverancia, humildad, etc.., todas ellas y otras eran indispensables para ser un buen Samurai, pero también para ser un budoka en nuestros días, por ello hoy en día cada vez cuesta más ser un Samurai de nuestro tiempo, lo único que encontramos casi siempre es la excusa, ésta lo único que consigue es estropear más el problema.
    A veces los que intentamos seguir el duro camino del Budo, nos sentimos unos incomprendidos, los de alrededor no comprenden muy bien si merece la pena practicar algo que para la mayoría se ha perdido en el tiempo, y el cual requiere tanta entrega y sacrificio, y no se dan cuenta la satisfacción y alegría que nos produce la práctica sin exigirle al Arte nada a cambio, como aquel Samurai que hacía lo que tenía que hacer sin preguntarse el por qué, y era feliz en ello, y el Arte nos devuelve todo lo que le damos, eso sí, sólo si tenemos la paciencia suficiente.
    Además de la parte física, el Samurai era un guerrero espiritual, no le temblaba la mano a la hora de realizar un mortífero corte, pero era capaz de emocionarse ante un cerezo en flor, que simbolizaba lo rápida y bella que era la vida, o una taza de Te, que es el sabor del Zen. El Samurai gracias a su práctica Zen, era capaz de lanzarse a la muerte sin pestañear, y no por que despreciara su vida, todo lo contrario, si no por que creía que cuando había que morir, debía de hacerlo, ni antes ni después, otra expresión más del Zen. Nosotros hoy en día nadie nos exigirá que entreguemos nuestra vida por nuestro Arte o nuestro clan, pero si que en cierto modo debemos de morir para poder vivir, esta contradicción es muy importante a la hora de la práctica sincera. Debemos de morir en gran parte de nuestros prejuicios, nuestra pereza y nuestra mente vaga, para volver a vivir de una forma más libre y sin tantos apegos hacia nuestros propios miedos, al final cuando nuestra mente traicionera nos empieza a decir que paremos de repetir, que nuestro cuerpo está maltrecho y cansado, se convierte en un obstáculo importante en nuestro progreso y un gran enemigo, y sólo aquellos que son capaces de superar estos momentos y enfrentarse a nuestra propia mente con valentía saldrán airosos en esta batalla.
    Por todo lo anterior, el cansancio y el dolor sufrido en el entrenamiento merecen la pena, nos ayudan a ser más fuertes física y mentalmente, y nos acercan un poco más hacia la comprensión de aquellos grandes y admirados guerreros que eran los Samurai.
    Con lo expuesto anteriormente podría parecer que sólo se pude ser un Samurai practicando con un sable, todo lo contrario, el Arte del sable tan sólo es un Vía, hay otras muchas dentro de las Artes Marciales, pero también dentro de la vida diaria, todos conocemos mucha gente a nuestro alrededor que se enfrenta cada día con valentía a la vida, que la mira de frente y no le tiembla la mano para desenvainar su sable ficticio cuando le hace falta, al final ellos son los verdaderos héroes, nosotros nos conformamos con nuestro Arte que nos exige mucho menos, al compararnos con estos hombres.

    “ Nuca nadie está mas lejos del Camino ( DO), como cuando cree que va por él” Proverbio Zen

    Miguel A. Rojo
    Profesor de Iaido, Taijitsu, Karate, Taichi y Qi Gong
    Budogalicia

    Este Artículo se lo dedico a mi Maestro de Taijitsu, Joaquín Muñiz, por que es capaz de enfrentarse a todo y a todos, con tal de sacar nuestro Arte, el Taijitsu adelante, a una vida dedicada al Budo, sin exigirle nada a cambio y a Mi Maestro de Iaido Chus García por que me resulta siempre un ejemplo a seguir.

    Articulo Publicado en la Revista Inter.-Gym

No hay comentarios: