"La Escuela de Karate Colindres no va a publicar ningún comentario que sea "Anonimo", todo aquel que quiera comentar algo deberá identificarse"

mens

"La libertad significa responsabilidad. Es por eso que la mayoría de los hombres la ignoran". G. Bernard Shaw

mouse

bienvenida

"BIENVENIDOS AL BLOG DE LA ESCUELA DE KARATE COLINDRES".
"Vengo hacia ti con las manos vacias. No tengo armas, pero, si soy obligado a defenderme, a defender mis principios ó mi honor, si es cuestion de vida ó muerte, de derecho ó injusticia, entonces aqui estan mis armas, las manos vacias"

lunes, 17 de junio de 2013

Normas de conducta y cortesía en los Dojos-Orígenes del Dojo Kun


Durante más de ocho siglos los habitantes del reino de las Ryu Kyu fueron socios comerciales de los chinos o bien vasallos del Imperio.
Cultura, lengua, religión, filosofía China fueron adoptadas por los isleños que no sólo se integraron en ellas sino que también los isleños viajaron a China donde se sumergieron en la civilización del país del Dragón.

Budismo y Confucionismo influirían notablemente sobre la forma de vida y las conductas de los isleños que progresivamente aceptarían esta rica cultura.
Para los isleños hablar chino y escribirlo era un signo de alto nivel social y
cultural, similar al latín en occidente.

Para entender las normas de conducta y cortesía que en la actualidad tenemos en los Dojos hay que retrotraerse hasta la creación del Confucionismo y su expansión en China y por extensión en Okinawa, siendo su influencia manifiesta en las artes marciales chinas y a posteriori en las okinawuenses y japonesas.

Confucio fue un hombre renovador de lo moral y cultural. Nació 522 a.c., descendía de la antigua dinastía real Yin, del estado de Sung, hombre de preclara inteligencia, de probada honradez, hábil diplomático.
Conoció a Lao-tsé que ocupaba el cargo de archivero imperial, el cual le manifiesta su mística en contradicción con el TAO, camino.
Fue designado, en su ciudad Lu, subsecretario de Justicia, donde pudo practicar su sistema moral y doctrinario, que repercutió en el bienestar del ducado. Confucio preconizó el orden, el respeto a la autoridad, la aplicación de la justicia por encima de todo, en momentos en que el imperio parecía correr hacia su desaparición.
Acosado por las envidias y perseguido por sus enemigos no tuvo más remedio que exilarse, iniciando así la época más dura de su existencia.
Vagó sin rumbo durante trece años, acompañado de un puñado de fieles discípulos, el exilio le supuso entre los altos dignatarios del estado, la pérdida de su prestigio, no siendo considerado como referente político ni intelectual, ni moral por ellos. Pero su limpia fuerza intelectual y moral, se agrandaban cada día más para el pueblo que si lo reconocía como guía.
Regresó a su patria y la última parte de su vida entre 479-448 a. de c., donde se ocupa en coleccionar y redactar los principales documentos de la antigüedad y ordenarlos para transmitirlos a sus discípulos y futuras generaciones de hombres por venir.
En el año 479-478 a. de c., murió a la misma edad que su padre: tenía setenta y tres años, es enterrado en Ku-Fang y pronto el lugar se transformaría en sitio de peregrinación.

Los libros de Confucio:
Los cuatro libros clásicos o Shú (Expone su doctrina)
Los cinco cánones o King (recopilados por Confucio)

Confucionismo versus Karate:
Después de dos mil quinientos años la cultura de las artes marciales tienen un legado que hoy día se manifiesta en la práctica y expresión del Dojo Kun en la mayoría de los dojos tradicionales de todo el mundo tanto en oriente como occidente.
La doctrina de Confucio no es una nueva religión ni una mística renovadora: Fue algo mucho más sencillo y humano: una filosofía práctica. La vida, para Confucio es la necesidad de alcanzar la perfección: por lo tanto, cualquier momento de nuestra existencia tiene como único objetivo la propia perfección, cada uno dentro de su ambiente de su arte o de su trabajo. “Ante todo es preciso conocer el fin hacia el que debemos dirigir nuestras acciones; es necesario descubrir nuestro destino para poder tomar la firme determinación de dirigirnos hacia él.” (Libro primero, Cáp. I)

Para llegar al principio del origen del Dojo kun del karate, nos referiremos a las cinco virtudes que recomienda Confucio en sus textos y que el Maestro Sakugawa (1733-1815) incluye por primera vez en el uso y práctica del karate de los okinawuenses, podemos suponer que de aquí parten todos los demás Dojo Kun de las diferentes escuelas:

1) Benevolencia, que incluye: espíritu público, respeto filial, piedad
2) Rectitud, que comprende: valor, fraternidad, integridad, pureza
3) Corrección, que abarca: respeto, humildad, deferencia
4) Conocimiento, que resume: conocimiento del hombre, de la
naturaleza, del destino.
5) Buena fe, que implica: verdad, sinceridad

Estas virtudes se correspondían con las cinco de relación, que son: de soberano a súbdito, de padre a hijo, de hermano mayor a menor, de esposo a esposa y de amigo a amigo.

Partiendo de estas cinco virtudes el Maestro Funakoshi Gichin (1868-1957), en el año 1938 escribe los veinte principios o Kun Niju que rigen dentro y fuera del Dojo la conducta del karateka.
También la escuela Goju Ryu crea ocho normas, la escuela Ryu te, cinco normas, la JKA y la ISKF otras cinco normas y Kyokushinkai tiene siete, Shotokan cinco al igual que Shito Ryu, Goju Ryu IOGKF seis.

Este variado número de preceptos según escuelas, suelen ser recitados al final de cada sesión de entrenamiento con la intención de mantener una práctica repetitiva durante años que pueda penetrar de forma inconsciente en el alumno para abrir una puerta ético moral mediante la práctica de las artes marciales.

La palabra Hitotsu que precede la recitación de los cinco preceptos significa “UNO” o “PRIMERO” que se antepone a cada regla lo que le coloca en el mismo nivel de importancia que los demás. Al final la coletilla Koto con la que termina cada precepto significa “COSA” que se utiliza como una conjunción entre las normas, ejemplo:

Hitotsu, Jinkaku kansei ni tsutomuru koto
Hitotsu, Makoto no michi wo mamuru koto
Hitotsu, Doruoku no seishin wo yashinau koto
Hitotsu, Reigi Wo omonzuru koto
Hitotsu, Kekki no yu wo imashimuru koto
Formación del carácter
Fidelidad
Esfuerzo y constancia
Respeto
Control de la violencia

El Dojo Kun de IOGKF en japonés es:
1) Respetar al prójimo.
Hitotsi reigi o omon suru koto.
2) Ser valiente.
Hitotsu yuki o yashinau koto.

3) Entrenar mente y cuerpo.
Hitotsu shinshin o renmashi.

4) Practicar diariamente y proteger el Goju Ryu Karate Do tradicional.
Hitotsu dento karate o mamori hibino tanren o okotarazu tsune ni kenkyu kufu o suru koto.

5) Esforzarse por alcanzar la esencia de Okinawa Goju Ryu.
Goju Ryu Karate no shinuzu o kiwameru koto.

6) Nunca darse por vencido.
Hitotsu futofukutsu no senshin o yashinau koto.

Estos preceptos fueron escritos en la antigüedad y para guerreros, que estaban impregnados de cultura budista y sintoísta, y con estas frases hacen alusiones a esos conocimientos adquiridos.

El nombre de Goju viene de los 8 preceptos del puño chino que están en Bubishi, que es un "manual de Guerra" literalmente pero afectado casi en su totalidad por las malas traducciones sucesivas, pero muy interesante porque también tiene la mitad del libro sobre fitoterapia, tratamiento de heridas con hierbas.

No hay comentarios: